Contacto Correo Web Intranet

Nuevo perezoso gigante: cuando el fénix renace de sus cenizas

Publicada el 03 DE JUNIO 2019, 09:26 En Divulgación Científica.

El hallazgo fue en Brasil, y participaron dos investigadores del CONICET Mendoza, junto con científicos de otros países.

Nuevo perezoso gigante: cuando el fénix renace de sus cenizas
Por François Roger Pujos - Investigador independiente IANIGLA - CONICET

Los perezosos gigantes son uno de los grupos de mamíferos más característicos y emblemáticos de la fauna cuaternaria de América del Sur. Estos animales cohabitaron con el hombre y poblaron la totalidad del continente, ocupando varios nichos ecológicos antes de desaparecer al final de la última glaciación (alrededor de los ~11.000 años).

Entre las más conocidas podemos nombrar las especies Megatherium, Eremotherium, Mylodon, Lestodon y Glossotherium, cuyo peso alcanzó cientos de kilos, hasta varias toneladas.

En realidad, nuestro conocimiento de estos animales está principalmente basado en las formas meridionales de América del Sur, pero se sabe muy poco de las formas que ocuparon los trópicos.

Cuatro generaciones

En este importante hallazgo de un nuevo perezoso gigante, como el que ha ocurrido en Brasil, se descubrió dos esqueletos completos que parecen corresponder a un macho y a una hembra. En este caso, encontrar esqueletos muy completos y bien preservados, es muy poco habitual. Esta nueva especie, que proviene de una cueva brasileña, es endémica, que fue hallado por el momento únicamente de ese lugar. 

Actuaron en esta misión científica el paleontólogo brasileño Cástor Cartelle (80), profesor y curador de Paleontología del Museo de Ciencias Naturales de Belo Horizonte, quien fue uno de los últimos alumnos del famoso paleontólogo brasileño Carlos de Paula Couto (1910-1982). Durante sus más de 50 campañas en las grutas brasileñas, encontró en los años ’90 en la Gruta Toca dos Ossos (Gruta de los Huesos), en el estado de Bahía (noreste de Brasil), restos variados que pertenecían a un perezoso gigante desconocido. Después de acertadas comparaciones, Cartelle llegó a la conclusión que tales restos pertenecían a una especie nueva del género Glossotherium y decidió estudiar el abundante material en colaboración con Gerardo de Iuliis (60), de la Universidad y del Royal Ontario Museum de Toronto (Canadá) y con quien escribe este texto, François Pujos (47, franco-argentino), acompañado por su becario doctoral Alberto Boscaini (31), ambos del Instituto de Nivología, Glaciología y Ciencias Ambientales (IANIGLA). Los paleontólogos, que reúnen cuatro generaciones de especialistas de perezosos, decidieron realizar, al principio, una revisión detallada de las especies de Glossotherium que habitaron las latitudes tropicales de Sudamérica. Un primer estudio fue focalizado en la especie G. tropicorum, que vivía hace unos miles de años principalmente en Ecuador y Perú. Estos resultados fueron publicados recientemente en la revista inglesa Papers in Palaeontology.

Rompecabezas. El reconocido paleontólogo brasileño Cartelle, revisando las piezas componentes de uno de los esqueletos.

Importante revista

Una vez que el panorama de este grupo estuvo más despejado, decidieron estudiar el fantástico animal de la gruta de Brasil representado por varios especímenes incluyendo dos cráneos completos. Los resultados de este trabajo y la presentación a la comunidad científica de este nuevo perezoso gigante, vienen de ser publicados en la revista del Museo de Historia Natural de Londres, Journal of Systematic Palaeontology. 

Sin embargo, un drama casi impidió la realización de este trabajo. En 2013, un incendio consumió una gran parte del Museo de Ciencias Naturales de Belo Horizonte, capital del estado de Minas Gerais (sureste de Brasil), donde las llamas llegaron hasta la puerta del Laboratorio de Cartelle. Por suerte, contrariamente al voraz sinestro ocurrido en setiembre de 2018, en el Museo Nacional de Rio de Janeiro, los bomberos pudieron apagar el incendio antes que las llamas arrasaran con la totalidad del edificio y sus colecciones.

Reconstrucción

Varios años fueron necesarios para que el personal del Museo de Belo Horizonte reconstruyese las exposiciones, a saber, limpieza de hollín en esqueletos y rehacer copias en resina que se derritieron. Por esa razón, los cuatro investigadores decidieron llamar esta nueva especie de perezoso cómo la mítica ave griega “fénix”, que renace cíclicamente de sus cenizas: así fue nombrado Glossotherium phoenesis en homenaje a los que hicieron resurgir el establecimiento.

G. phoenesis está principalmente caracterizado por tener un cráneo estrecho, una morfología peculiar de sus dientes, nasales, pterigoides y mandíbula y las proporciones de sus radios. El estudio de los cientos de restos permitió también poner en evidencia las afinidades de Glossotherium phoenesis con las otras especies del género, pero también con Pleurolestodon, la probable existencia de un dimorfismo sexual (diferencias osteológicas entre macho y hembra claramente visible a nivel de los dos cráneos) y la presencia de osteodermos (huesos dérmicos muy pequeños que se encontraban en la piel de algunos perezosos gigantes). 

Este trabajo fue generado gracias a una colaboración interdisciplinaria iniciada en 2007 entre instituciones de Brasil (PUC-Minas), Canadá (Royal Ontario Museum - ROM y Universidad de Toronto) y Argentina (IANIGLA-CONICET).

Los investigadores autores del trabajo:

Cástor Cartelle, PUC Minas, Belo Horizonte, Brasil.

Gerardo De Iuliis, University of Toronto y ROM, Toronto, Canadá.

François Pujos & Alberto Boscaini, IANIGLA-CONICET, Mendoza, Argentina.