Contacto Correo Web Intranet

Mecanismos físicos asociados a los cambios de precipitación proyectados a futuro para el este de Argentina

Publicada el 07 DE MAYO 2013, 11:19 En Seminarios IADIZA-IANIGLA.

Se dictará el día 8 de mayo a las 11.00hs en la sala Talampaya, en contexto con el ciclo de seminarios IADIZA-IANIGLA y la disertante será Carolina Vera del Centro de Investigaciones del Mar y la Atmósfera (CIMA).

Varios trabajos previos han mostrado la existencia de tendencias positivas tanto en la precipitación estival media como en los extremos diarios en el sudeste de Sudamérica (SESA) durante el siglo XX. Asimismo la mayoría de los modelos climáticos proyectan sobre esa misma región, tendencias de precipitación estival positivas para fines del siglo XXI. Sin embargo, los mecanismos físicos que explicarían tal tendencia de la precipitación no son todavía del todo claros.

En este seminario se presentarán estudios de la variabilidad de las precipitaciones de verano en el SESA a partir de simulaciones provistas por modelos climáticos del WCRP/CMIP3 para el clima presente y el clima futuro que resulta de asumir un aumento de gases de efecto invernadero. El estudio se basa en el análisis de las propiedades del patrón principal de variabilidad de la precipitación en la región. Los resultados muestran que los cambios a futuro de la precipitación estival en el SESA se relacionan fuertemente con un cambio en la actividad del patrón principal, que a su vez parece estar asociado con un aumento tanto de la frecuencia como de la intensidad de las anomalías positivas de la temperatura de la superficie del mar en la zona ecuatorial del Pacífico. Simulaciones numéricas realizadas con un modelo climático global confirmaron tales asociaciones.

Se presentarán también resultados de estudios de las tendencias de la precipitación estival observada durante el siglo XX y la capacidad de los modelos de última generación, WCRP/CMIP5, en representarlas. Si mostrará que si bien las tendencias simuladas son más débiles que las observadas, existe una gran coherencia entre los modelos en estimar una tendencia positiva en la precipitación estival en SESA. Asimismo, las simulaciones numéricas permiten también confirmar que al menos en parcialmente, estas tendencias pueden ser atribuidas al aumento de los gases de efecto invernadero observados durante el siglo XX.