Contacto Correo Web Intranet

La desaparición del Mastodonte en el noroeste de América del Norte, su vinculación con el clima y no con el hombre: ¿por qué es significativo?

Publicada el 31 DE MARZO 2015, 10:39 En Seminarios IADIZA-IANIGLA.

El jueves 16 de abril, el Dr. Ross D. E. MacPhee, curador del área Mastozoología/Zoología de Vertebrados del American Museum of Natural History (AMNH) de Nueva York, brindará una charla titulada: "La desaparición del Mastodonte en el noroeste de América del Norte, su vinculación con el clima y no con el hombre: ¿por qué es significativo?",("Mastodon disappearance in northwestern North America linked to climate, not people: why is this significant?"). La misma será a partir de las 11.00 hs. en la Sala Latinoamericana del CCT Mendoza.
La desaparición del Mastodonte en el noroeste de América del Norte, su vinculación con el clima y no con el hombre: ¿por qué es significativo?
Dr. Ross D. E. MacPhee

A partir de las dataciones de radiocarbono (C14) efectuadas en mastodontes (Mammut americanum) de la Beringia (Alaska y Yukón), autores previos interpretaron que estos animales habitaron el Ártico durante el último máximo glaciar del Pleistoceno (~18.000 años AP). Sin embargo, esta cronología es inconsistente con las preferencias de hábitat inferidas para la especie y las reconstrucciones paleoambientales.

Las nuevas dataciones C14 efectuadas en 53 muestras, incluyendo especímenes previamente analizados, arrojaron edades más antiguas o cercanas a los 50.000 años AP, lo que estaría indicando que la especie desapareció del este de la Beringia alrededor de los 75.000 años AP, siguiendo el recambio del bosque boreal por tundra.

En Beringia, los mastodontes estuvieron ausentes varias decenas de miles de años antes que los primeros humanos cruzaran el istmo de Bering y quedaron restringidos a las regiones continentales más australes, hasta su completa extinción hace ~10.000 años AP.

La extinción local de mastodontes y otros componentes de la megafauna al este de la Beringia fue asincrónica e independiente de su extinción final al sur del continente.

Las edades más modernas previamente obtenidas presentan errores que se deben a contaminación por carbón exógeno e incluso por los tratamientos de conservación utilizados en los museos.

Estos errores destacan la importancia de contar con procedimientos más cuidadosos de datación para examinar la supervivencia de los últimos elementos de la megafauna del Pleistoceno, temática que se vincula con los trabajos efectuados en América del Sur para discutir sobre las causas de la extinción de los últimos megamamíferos.

La charla será dictada en idioma inglés.