Contacto Correo Web Intranet

Investigadora del IMBECU participó de la cuarta Reunión de Líderes de la Comisión para la Supervivencia de Especies

Publicada el 21 DE OCTUBRE 2019, 11:15 En Noticias.

El evento se llevó a cabo en Abu Dabi del 6 al 11 de octubre del corriente año. 
Investigadora del IMBECU participó de la cuarta Reunión de Líderes de la Comisión para la Supervivencia de Especies
Mariella Superina (segunda de izq. a der.) junto a Su Excelencia Razan Khalifa Al Mubarak (de negro), directora de la Environment Agency de Abu Dabi e investigadores latinoamericanos.

Mariella Superina, investigadora independiente del Instituto de Medicina y Biología Experimental de Cuyo (IMBECU), participó de la cuarta Reunión de Líderes de la Comisión para la Supervivencia de Especies (SSC, por sus siglas en inglés), realizada en Abu Dabi del 6 al 11 de octubre del corriente año. 

Del encuentro participaron más de 300 investigadores, veterinarios de animales silvestres, empleados de zoológicos y jardines botánicos, representantes gubernamentales y de múltiples instituciones públicas y privadas para discutir y generar políticas de alcance global, regional y local para la conservación de especies y ecosistemas. La Dra. Superina participó en su carácter de presidente del grupo de especialistas en hormigueros, perezosos y armadillos de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN, por sus siglas en inglés), institución organizadora de la reunión. 

Según la investigadora “estas reuniones, que tienen lugar cada 4 años, promueven el diálogo a partir de las experiencias de investigación y conservación de diferentes organismos en múltiples países, incentivando la integración del conocimiento y mecanismos de acción para disminuir el constante deterioro de los ecosistemas naturales y su efecto sobre las especies”. 

La cuarta Reunión de Líderes de la Comisión para la Supervivencia de Especies fue auspiciada por la Environmental Agency Abu Dabi. 

Sobre la Comisión para la Supervivencia de Especies 

La SSC es una red de más de 9000 expertos voluntarios, que representan casi todos los países del mundo, nucleados en 161 grupos taxonómicos de especialistas, autoridades de Lista Roja, comités de conservación y comisiones de trabajo. Varios investigadores del CONICET integran la SSC y proporcionan información a la UICN sobre la conservación de la biodiversidad, el valor inherente de las especies, su papel en la salud y el funcionamiento de los ecosistemas, la provisión de servicios del ecosistema y su apoyo a los medios de vida humanos. De este modo, la UICN les permite visibilizar los resultados de su investigación de modo que tengan impacto en políticas públicas tanto provinciales, nacionales e internacionales. 

Desde 1964, la SSC desarrolla la Lista Roja de especies, donde se analiza y describe el estado de conservación de animales, hongos y plantas, informando sobre su distribución y principales amenazas para su conservación global. La Lista Roja es usada, actualmente, por órganos gubernamentales (e.g., ministerios, secretarías), organizaciones no gubernamentales dedicadas a la conservación, investigadores, organizaciones educativas del ámbito público y privado, estudiantes y empresas privadas, habiéndose convertido en una herramienta para la toma de decisiones en cuanto a políticas de conservación y manejo, especialmente orientadas a conocer y reducir el impacto antrópico sobre las especies nativas. La Lista Roja surge de un proceso multidisciplinario de miles de personas, que incluye a personal del Programa Global de Especies de la IUCN, organizaciones asociadas y expertos de la SSC, que compilan la información y generan fichas para cada especie analizada, disponible y de libre acceso y descarga en el sitio https://www.iucnredlist.org. 

Un cuarto de todas las especies evaluadas presentan un alto riesgo de extinción, como resultado del impacto severo de las actividades humanas que alteraron al menos 75% de las áreas terrestres y de agua dulce, y el 66% de los océanos. La declaración conjunta de la reunión generada a partir del análisis de la información disponible en la Lista Roja de Especies Amenazadas, hace un llamado urgente a los gobiernos del mundo, las agencias internacionales y el sector privado para ampliar masivamente la acción de conservación de especies en respuesta a la creciente crisis de biodiversidad.