Contacto Correo Web Intranet

40º Aniversario del IADIZA

Publicada el 23 DE MAYO 2012, 09:30 En CCT Mendoza.

Este año se conmemora el 40º aniversario de la fundación del Instituto Argentino de Investigaciones de las Zonas Áridas (IADIZA), creado el 25 de noviembre de 1972 mediante convenio firmado entre IADIZA, CONICET y Universidad Nacional de Cuyo y aprobado por Ley N° 3884.

Este Instituto es uno de los más antiguos de aquellos que hoy trabajan en el marco del Centro Científico Tecnológico de CONICET en Mendoza (CCT- Mendoza) y sus orígenes se remontan hasta 1961, con la creación de la Reserva Ecológica de Ñacuñán, mediante la ley provincial 2821. En su nacimiento, el 15 de julio de 1970, tomó el nombre de Instituto de Investigaciones de las Zonas Áridas y Semiáridas (IIZAS), radicado en el ámbito del Ministerio de Economía del Gobierno de Mendoza. Su primer director fue el Ing. Virgilio Roig. Posteriormente, el 25 de noviembre de 1972, se firmó el convenio de constitución del IADIZA, firmado entre CONICET, Universidad Nacional de Cuyo y Gobierno de Mendoza y aprobado por Ley Nº 3884.

La misión del IADIZA, que marca su compromiso esencial como organización pública, indica que su razón de ser es la realización de investigaciones científicas orientadas a la comprensión y explicación de la estructura y el funcionamiento de las tierras secas. Otra dimensión de su esfuerzo es la de promover la vinculación con la sociedad mediante la transferencia y la difusión del conocimiento generado, la formación de recursos humanos y la docencia en estos temas.

La comunicación en publicaciones científicas especializadas continúa siendo uno de los pilares de la labor institucional. Pero, además, se está potenciando el desarrollo de tecnologías para la conservación y el uso sustentable de los sistemas ecológicos de las tierras secas. Otro de sus objetivos institucionales ha sido la continua organización y custodia de las colecciones biológicas representativas de las tierras secas, así como la administración de la Reserva de Biósfera de Ñacuñán y de los campos experimentales bajo su tutela.

Todo ello ha contribuido a la permanente interacción del IADIZA con otras instituciones científicas, académicas y tecnológicas en los ámbitos local, nacional e internacional, y a la consolidación de su imagen institucional.

Como ejemplo de esta fértil colaboración no se puede dejar de mencionar una de las dimensiones esenciales del IADIZA: su especial vínculo con el Gobierno de la provincia de Mendoza. En efecto, el mandato otorgado por la legislación provincial le ha permitido participar activamente en la formulación de políticas públicas y asistir en la planificación y gestión de las políticas ambientales de las tierras secas en distintos planos de territorialidad. Esta labor comprende, de manera especial, la transferencia de herramientas científicas y técnicas a los organismos de gobierno competentes, en cuanto a la creación, manejo y desarrollo de áreas protegidas. Así también, su pertenencia al CONICET lo transforma en un referente en la investigación y desarrollo, promoviendo el conocimiento y la sustentabilidad de las tierras secas y respondiendo a las demandas y problemáticas del medio local, nacional e internacional.

Por todo lo expuesto, estos 40 años del IADIZA manifiestan el logro de ser un organismo de referencia en investigación y desarrollo, de carácter multi e interdisciplinario y participativo, integrado en los contextos científico, tecnológico, social, político y económico del país, para promover el conocimiento y la sustentabilidad de las tierras secas (hiperáridas, áridas, semiáridas y subhúmedas secas).

La tarea actual es continuar reafirmando los valores y principios institucionales que desde el origen han estado presentes en el IADIZA.