Contacto Correo Web Intranet

Instituto de Ciencias Humanas, Sociales y Ambientales

Los padres y la escuela

Publicada el 28 DE JULIO 2016, 12:24 En Divulgación .

Algunas reflexiones.
Los padres y la escuela

Cuando hablamos de ser padre o madre y actuar de un modo sano y adecuado, nos encontramos con la confluencia de un amplio espectro de factores socio-histórico-familiares y también económicos que influyen en el modo en que se ejerce el rol de cada uno de los padres o cuidadores.

De esta manera, las conductas que se ponen en práctica en la educación de los niños y niñas están teñidas de creencias, valores, mitos y prejuicios que hacen a la idea de cómo se debe implementar la crianza. En este sentido, a menudo y como producto de estas influencias, existe una línea delgada entre la idea de cómo poner límites y cuándo esto puede convertirse en maltrato a los niños.

Así, en contextos con dificultades en el acceso a oportunidades, la tarea de ser padre o madre se convierte en una tarea más difícil, debido a que los padres o cuidadores deben afrontar la responsabilidad parental, en ocasiones a temprana edad y con escasos recursos personales y sociales, los cuales se constituyen en factores de alto nivel de estrés psicosocial.

Es por ello que resulta de gran utilidad e interés el hecho de reflexionar acerca de la crianza a los fines de fortalecer las prácticas y brindar información acerca de las etapas evolutivas y de aquellas conductas esperables de cada edad. Este es un aspecto fundamental para propiciar un desarrollo psicosocial sano en la infancia.

Con esta base y en el marco de un STAN de CONICET denominado “Capacitación y asesoramiento en contextos escolares socialmente vulnerables en el marco de la promoción de la salud psicosocial en la infancia”, a cargo de Gabriela Morelato, se llevaron a cabo tres talleres denominados “Los padres y la escuela: reflexionando sobre la crianza, los límites y la prevención de la violencia”, dirigidos a padres de tercer grado de la escuela José Albino Gutiérrez.

Estos encuentros surgieron a partir de la demanda de los docentes y luego de los mismos padres. La mencionada escuela recibe población de contextos socialmente vulnerables. Los destinatarios de esta tarea fueron los padres de los tres grupos de tercer grado, debido a que en ellos existía una gran dificultad en las relaciones vinculares entre los niños, muchas veces por agresión e impulsividad. En los encuentros participó una investigadora de Conicet y una psicóloga especialista en el área de educación.

En primer lugar se realizó una presentación, luego se efectuó una dinámica de grupo que facilitó la discusión y finalmente un cierre del encuentro. Muchas de las temáticas que surgieron fueron las dificultades para poner límites, las diferencias entre poner un castigo y ejercer violencia, las dudas que se dan cuando las familias son ensambladas, ampliadas, monoparentales o aparecen situaciones de judicialización.

Una constante fue la presencia de graves dificultades de relaciones en los grupos de pares de los niños. Sin embargo, en los encuentros pudo observarse también las dificultades que poseen los propios padres para solucionar problemas entre ellos, aspectos que al hacerse explícitos facilitaron la reflexión y generaron la motivación para posteriores talleres que se están planificando para este año.

A modo de síntesis podemos decir que nuestra tarea apunta a fortalecer los roles de los padres en la crianza en los contextos de vulnerabilidad social con el objetivo de mitigar factores de riesgo que ejercen influencia esencial en el desenvolvimiento infantil.

Los trabajos con padres también se ejercen en coordinación con equipos de salud, como sucede en la Unidad Interdisciplinaria de Adicciones del Hospital Diego Paroissien, a cargo de Alberto Romani y Graciela Indovino, quien imparte una labor comunitaria en la escuela de prevención con padres y niños.

Finalmente también se derivan y se coordinan labores con profesionales del Programa Provincial de Atención y Prevención al Maltrato Infantil (Ley 6551), efector de Maipú.


Por: Gabriela Morelato y Daniela Canto