English version Contacto Correo Web Intranet

IADIZA realiza investigaciones científicas orientadas a la comprensión y explicación de la estructura y funcionamiento de las tierras secas

Experiencia cubana en el Manejo Sostenible de Tierras fortalecerá las capacidades del IADIZA

Publicada el 19 DE DICIEMBRE 2014, 10:11 En Noticias.

Cooperación Sur-Sur entre IADIZA y CCP Cuba

Experiencia cubana en el Manejo Sostenible de Tierras fortalecerá las capacidades del IADIZA
Delegación cubana en Ñacuñán: de izquierda a derecha María Isabel Torna Falco, Jorge A. L Machín, Delbby García Capote y Candelario García Alemán. Foto: Claudia Campos

Los delegados visitantes expusieron los planes integradores que se aplican en Cuba, mediante los cuales investigan el estado de sus recursos naturales y su evolución en el tiempo, sin dejar de lado sus costumbres sociales y prácticas económicas propias.

Por Viviana Seitz* y Claudia Campos**

Tras una semana de actividades generadas en el Instituto Argentino de Investigaciones de las Zonas Áridas (IADIZA) que incluyeron salidas de campo, así como reuniones con otras entidades institucionales, la Delegación de Cuba y el IADIZA acordaron realizar actividades conjuntas con el fin de fortalecer una alianza de trabajo en los temas de desertificación y degradación de tierras, el cual incluye intercambios académicos y científicos. 

Ambas partes han participado e interactuado históricamente dentro del contexto del proyecto internacional LADA, un programa mundial de la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación) que tuvo a Argentina y Cuba como países piloto. La finalidad de LADA ha sido el desarrollo de una metodología que evalúe la degradación de la tierra. El verdadero reto del proyecto LADA ha sido el desarrollo de una metodología de análisis que permita medir la degradación en una escala local, pero sobre todas las cosas, que sea una sencilla metodología replicable tanto por científicos como usuarios de la Tierra.

El especialista Delbby García Capote explica que “el Programa de Asociación de País (CPP) surgió en Cuba en el año 2008 en busca que la reducción de la degradación de tierras, con el fin de permitirle a nuestro país lograr sus objetivos de desarrollo sostenible, y el incremento de la seguridad alimentaria, siendo además un propósito fundamental que Cuba tenga capacidades y condiciones necesarias para manejar las tierras de una manera sostenible, manteniendo la productividad, las funciones de los ecosistemas y garantizando su resilencia”. “El IADIZA es una institución que posee las capacidades académicas, técnicas y tecnológicas para impulsar el Manejo Sostenible de Tierras en Argentina, el cual facilita a los decisores políticos las acciones más efectivas, oportunas y de mayor impacto en los aspectos socioeconómicos y ambientales en tierras secas. Cuba puede aportar sus experiencias obtenidas de aplicar este sistema de producción amigable con el ambiente, pues hemos pasado por esta transición en un contexto histórico particular, pero con esta problemática análoga entre países” comentó el ingeniero Candelario Alemán García durante su exposición brindada en el IADIZA.

Ñacuñán como ejemplo en Reserva de Biósfera

Durante su estadía en Mendoza, la delegación cubana visitó la Reserva de Biósfera Ñacuñán, la cual protege alrededor de 13 mil hectáreas de bosques nativos. En esta área se encuentran relictos de los algarrobales que cubrían gran parte de la superficie de Mendoza, actualmente protegidos junto con la fauna asociada a ellos. Algunos miembros de la delegación cubana conocieron la reserva y los habitantes del pueblo durante 2013, cuando participaron del curso sobre “Evaluación integrada de las tierras secas”, dictado por el IADIZA y la Universidad Ben- Gurion de Negev, ambos miembros de GNDRI (Global Network of Dryland Research Institutes). En su visita a la reserva interactuaron con los guardaparques, personal de CONICET y pobladores.

Cubanos en Lavalle

Durante el viaje los expertos conocieron otra de las realidades de Mendoza: la desaparición del Humedal de Guanacache y las consecuencias ambientales y sociales que ocurren como consecuencia del desecamiento de las lagunas. La delegación cubana, junto con el IADIZA y Martín Oliver (director ejecutivo de la Fundación Argentina Williams) viajaron a Tres Cruces, una pequeña localidad donde viven 15 familias asentadas asentadas en las márgenes del río San Juan, hoy totalmente seco. Es aquí donde el Laboratorio de Desertificación y Ordenamiento Territorial (LADyOT) del IADIZA implementa alternativas de remediación, desarrollando el proyecto de la Unidad de Producción y Servicios (UpyS) desde hace aproximadamente ocho años. “Las condiciones son cada vez más difíciles, pero nosotros decidimos quedarnos en este lugar porque aquí es donde pertenecemos, esta ha sido la tierra de nuestros padres y abuelos originarios, y queremos que también sea la de nuestros hijos” explicó José Aguero, integrante de la Cooperativa Kanay Ken a los visitantes. “Para eso trabajamos todos los días con el apoyo permanente del LADyOT, en nuestro proyecto de una fábrica de ladrillos con materiales del lugar (ladrillos de suelo cemento ambientalmente limpios), nuestra fábrica de escobas (con el junquillo cosechado en el lugar) y el tambo de cabras que estamos construyendo con nuestros ladrillos y nuestro trabajo. Estos proyectos dan trabajo a nuestros muchachos, que así no van a parar a los barrios de las afueras de la ciudad, adonde van los que apenas tienen estudios” aportó Dalmiro Aguero, hermano de José y Samay de la Comunidad Huarpe Pinkanta.

Para Candelario “el trabajo de superación de la gente emprendedora y la dignidad de los trabajadores es esencial para los cubanos, y es lo que nosotros tratamos de llevar a las comunidades: alentamos para que tengan su propio trabajo para no depender de personas externas. Nosotros creemos que las acciones de manejo deben basarse en los resultados de la ciencia e innovación tecnológica tanto como en los conocimientos locales y tradicionales, tal como los proyectos de desarrollo de esta Comunidad”.

* Licenciada en Biología, Doctora en Ciencas Naturales e integrante del Grupo de Ecología y Manejo de Vertebrados Silvestres (Gemaver), IADIZA.

** Doctora en Ciencias Biológicas e Investigadora del CONICET.